publicidad
04 de noviembre de 2011 • 11:22

Las celebrities amantes de las pelucas

Muchas famosas no dudan en ponérselas en todo tipo de situaciones. Se trata de creaciones artesanales que las permite tener el look que desean a capricho y estar siempre bien peinadas.

 

La peluca resulta imprescindible en casos de evidente pérdida de cabello o cuando el pelo, excesivamente corto, no admite el anclaje de la extensión. Pero también hay quien se las pone porque es la mejor manera de cambiar de peinado en un abrir y cerrar de ojos.



En algunos casos como el de Lady Gaga o Katy Perry, auténticas adictas a las pelucas denominadas de “fantasía”, el resultado es obvio, sus creaciones son muy descaradas, de las que van diciendo “Sí, soy una peluca ¿pasa algo?”La mayoría; sin embargo, lo que le pide a una peluca es que no se note. Como las que han llevado desde siempre estrellas como Sofía Loren, Gina Lollobrigida. Joan Collins o Dolly Parton que llevan toda una vida ligada a su colección de pelucas, como la incombustible Cher, que un día indeterminado suplantó su larga, lacia y morena melena por pelucas idénticas que imitaban perfectamente su look. Nicole Kidman, Naomi Campbell, Beyoncé o Christina Aguilera suelen aparecer, incluso fuera de la vida pública, con la peluca puesta. Pero, claro, no con cualquiera. Sus creaciones se deben a estilistas como Kerry Warm, el peluquero de cabecera de, entre otras, Nicole Kidman o el gran empresario Ken Paves, famoso tanto por sus pelucas como sus postizos prêt-à-porter. Otros estilistas como Serge Normant, Frédéric Fekkai o Chris McMillan realizan, exclusivamente bajo pedido personalizado, creaciones de pelucas y postizos expresamente indicados para cada una de sus fabulosas clientas.En esta imagen puedes ver un modelo de peluca de Ken Paves. Con un acabado muy natural, la peluca de melena larga y corte muy actual, pasa inadvertida por completo. La línea incluye una variedad de pelucas y postizos enorme con precios de todo tipo. Las puedes adquirir aquí: www.WigSuperStore.comLas celebrities nos engañanComo explicaría, por ejemplo, Rihanna, que un día la tomaran imágenes en el aeropuerto de Londres con el pelo corto y moreno y dos días después estuviera en una fiesta en Los Angeles con una melena larga, ondulada y pelirroja. Eso no se consigue con extensiones, ni siquiera con postizos, el secreto de tanta metamorfosis está en una extensa colección de pelucas confeccionadas exclusivamente con pelo humano, con peinados pensados solo para la cantante y que viajan con ella a todas partes. Se sabe que Rihanna es capaz de gastarse fortunas mensuales en sus peinados.