inclusão de arquivo javascript

¿Y si fuera verdad que funciona? | El corcho flota
¿Y si fuera verdad que funciona? | El corcho flota

El corcho flota

¿Y si fuera verdad que funciona?

0 Comentario

A veces, uno siente que ya no puede más. Y, en ocasiones, es cierto. Hay quien una mañana, de verdad no puede más y decide apagar su reloj. Pero son los menos, aunque últimamente el número esté creciendo dramáticamente. La mayoría aguantamos la percha, quizás porque, en el fondo, esperamos algo, aunque muchas veces no sepamos bien qué es. 

Quién no ha sentido en algún momento de la vida que ya no es capaz de seguir adelante, que no le queda nada por lo que luchar, ni ganas, ni fuerzas para intentarlo…. pero luego podemos, o hacemos un poder. Entonces nos levantamos, nos limpiamos los restos de arena de la caída y continuamos caminando con los raspones en las rodillas. Como cuando, de pequeño, tu madre te ponía agua oxigenada y mercromina y seguías jugando al balón prisionero como si nada hubiera pasado.

Diego

 

Tengo un amigo que se ha caído a lo largo de la vida más veces que el Rey en los últimos tiempos. Y se ha levantado otras tantas. Y no se ha levantado de cualquier manera, no. Cada vez que se levantó, llegó más alto al ponerse de pie. Es ese tipo de personas que consigue, con una conversación, abrirte los ojos, aclarar muchas de tus dudas e insuflarte el oxígeno que te roba la ansiedad. Suele decirte: “Raquel, dame 45 segundos” y en ese tiempo te recoloca las ideas como hace con tus huesos el fisioterapeuta. Yo le digo que es isotónico y él se ríe, porque no le gusta darle importancia al influjo que ejerce sobre mí y sobre las personas que le rodean. 

 

El otro día, me envió un mensaje para darme las gracias por la fuerza que le daba leerme, porque le animaba a tirar de la carga que lleva sobre sus espaldas, y yo estallé en carcajadas, le llamé a los cinco minutos: “¿Que recibes de mí qué?. Hala, no me vaciles” – Claro, es como si vas a una vidente y te dice que le has adivinado el futuro, te daría la risa floja-. Pero me juró que sí, que era verdad, que no es tan fuerte, que él también necesita, en ocasiones, que alguien le ayude a empujar para subir la cuesta, que a él, mi amigo isotónico, también se le cala el motor.

 

Estamos en tiempos difíciles, habré escrito esto por enésima vez en este blog, pero es que es verdad. Todos lo sabemos, no hace falta que nos lo cuenten en las noticias. Tengo amigos que tienen que separarse porque él no encuentra trabajo en España – se marcha a intentarlo en otro país y se deja aquí a su mujer y a una niña de ocho meses-; amigos que quisieran separarse pero no se pueden permitir un divorcio en estas circunstancias, y están condenados a “no vivir” juntos; amigos que han puesto a la venta su casa porque tratan de evitar un embargo y tienen que conseguir cash, que diría Carmen Lomana; amigos que han caído en un ERE, amigos que intuyen su próxima caída. Y un gran etcétera, como todos, vaya. 

 

Quiere decirse que vamos a necesitar toneladas de mercromina para poder seguir jugando al balón prisionero; que vamos a tener que ir intercambiando los papeles y empujar o dejar que nos empujen, según toque, para subir la cuesta; que vamos a tener que tirar de amigos isotónicos y dar lo que podamos de nuestra energía a la menor ocasión, y sobre todo, que vamos a tener que visualizar algo mejor.

 

Sí, he dicho visualizar. Ya, da grimilla la palabra. A mí cuando me decían eso de que tienes que visualizar lo que deseas para conseguirlo, me parecía una broma. Una amiga me obligó a punta de pistola, metafóricamente, a leerme “El secreto”, y no pasé de las dos primeras páginas porque me salieron ronchas. ¿¡El poder de la atracción hace que yo consiga lo que deseo!? ¡Venga ya! Llevo desde pequeña soñando que soy la novia de Paul Newman y murió sin dedicarme un “how are you?” Lo que viene siendo un “ola ke ase”, pero en inglés…  Visualizar, visualizar, vaya chorrada.Baci

 

Pero resulta que un día, cuando estaba enredada en mi primera novela, pensando que no sería capaz, que nunca la terminaría, que me había metido en un jardín del que no saldría sana (yo siempre dándome ánimos), mi amigo el isotónico insistió en que visualizara que aquello iba a ir bien.Y una vez más me envolvió, y una vez más seguí su consejo.Esta semana, mi aventura literaria se colocó en las librerías italianas, “I baci non sono mai troppi” es ya una realidad. Mejor dicho, un sueño hecho realidad. 

 

Entre tanta emoción, que sabe más dulce cuando tienes grandes preocupaciones, recordé aquella “visualización” en una terraza, junto al mar, tomando Crodino – un bitter sin alcohol que beben en Italia ¿señal del destino?- y se me pusieron los pelos de punta. A ver si va a resultar que sí, que lo de visualizar funciona, pensé. No sin trabajo, no sin dedicación, no sin esfuerzo, tal vez solo como un plus energético para que llegue lo que tiene que llegar. Pero ¿y si fuera verdad que funciona…?

 

Así que me planteé que, pasara lo que pasara y trajeran las portadas de los periódicos lo que trajeran hoy domingo, a falta de gambas y cerveza, os invitaría a visualizar. Es más, a crear una visualización conjunta de lo que queremos, del futuro que nos gustaría construir, visualizando todos a la vez, como si estuviéramos en una sala de 3D con las gafas puestas.

 

Y quién sabe, tal vez se cumpla, tal vez un día pueda recuperar este post y deciros que habéis, que hemos, visualizado de puta madre. No sé si pasará o no pero ¿A que molaría? A visualizar, a visualizar, que el mundo se va a acabar…

 

 

Por cierto, esta semana, una vez más, sacamos a la calle este blog-videoblog y charlamos con la gente que nos fuimos encontrando. Constatamos que, a pesar de la dureza del momento, queda sentido del humor y que sí, que el corcho flota. Os dejo la prueba en este video…

 

Raquel Martos Raquel Martos

Raquel Martos

Es periodista, guionista y escritora. Ha hecho radio (Onda Cero y M-80) y ahora Cadena Ser; televisión (El Hormiguero); ‘Los besos no se gastan’ es su primera novela.



comparte y suscríbete al blog




Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X Y que Alfonso siga subiendo la persiana