publicidad
13 de septiembre de 2012 • 23:49 • actualizado el 14 de septiembre de 2012 a las 11:37

Ralph Lauren viaja a España desde Semana de la Moda de Nueva York

Foto: Getty Images
 

Ralph Lauren realizó un enigmático viaje a España este jueves, exhibiendo una lujosa colección con sabor ibérico distinta a todas las presentadas hasta ahora, en el último día de la Semana de la Moda de Nueva York.

Fue el desfile número 80 para esta célebre leyenda dentro de la moda estadounidense y lo celebró con una apuesta muy española y 61 piezas de estilo flamenco para la próxima temporada primavera-verano en lino, seda, cuero y ante.

"Estoy siempre inspirado en lejanos lugares exóticos" afirmó el diseñador, de 72 años, en Twitter tras el primero de sus dos desfiles en los estudios Skylight del Soho neoyorquino donde el olor de los ramos de flores recién cortados daba la bienvenida a los invitados ataviados en su mayor parte con altos tacones.

"Puede que nunca haya viajado allí, pero en mi imaginación, es real", añadió Lauren, cuya colección anterior de otoño-invierno en febrero giró en torno a visiones de una majestuosa casa solariega inglesa.

Trajes de inspiración taurina y elementos marcadamente hispanos, como sombreros cordobeses, volantes, chaquetas toreras, o pedrerías y motivos florales adornados con flecos marcan su propuesta.

El primer diseño en la pasarela este jueves fue una poética blusa de ante azul sobre unos pantalones elásticos negros a juego con un gran bolso bandolera de cuero negro, sandalias de plataforma y gorra negra, una de las piezas que se repite con frecuencia en la colección.

Los pantalones de montar de ante fueron los siguientes protagonistas, en colores rojo y verde azulado, mientras que las chaquetas toman la forma de ponchos multicolores con acompañando a camisas de seda negra, y las toreras se presentan con bordados dorados bajo camisa de seda negra o de colores verdes azulados.

Para la opción de la tarde Lauren apostó por vestidos negros con bordados en su parte superior y tejido de organza en la inferior, de seda negra que cierra una chaqueta torera con pedrería dorada, o largos de rojo deslumbrante acompañadas por mangas de seda tul con múltiples volantes.

"Se muestra vivo por la noche", afirmó a la AFP la blogera Kristin Booker de fashionstylebeauty.com tras el desfile.

"Pienso que la ropa de día eran bonitas, me encantaron las capas, adoré los mantones, amé los sombreros, pero las piezas de noche quitaban el aliento. Me encanta que él nos lleve alrededor del mundo cada año".

"Fue clásico de Ralph Lauren", añadió la escritora de Vanity Fair, Amy Fine Collins. "Un toque exótico y un toque de clasicismo estadounidense, y, principalmente Ralph".

Pocos diseñadores en esta temporada de la moda neoyorquina osaron inspirarse en tierras lejanas como hizo Lauren, hijo de inmigrantes del barrio del Bronx de la ciudad, pero no estuvo completamente solo.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.