Niños

publicidad
13 de marzo de 2012 • 23:56

Madres solteras y viudas

¿Te ha tocado ejercer de padre y madre a la vez? Celébralo por duplicado: el 19 de marzo también es, entonces, tu día. Y aunque lo esperable es que sean los hijos quienes muestren su amor y gratitud en esta fecha, tú puedes también colaborar a la hora de organizar la celebración.

 

Es bien sencillo: dedícales, ante todo, tu tiempo, en una fecha tan señalada. Qué mejor fecha que ésta para reforzar las relaciones con tus pequeños.

>Sí, claro, en mes y medio tendrás el Día de la Madre.

Y los gestos recíprocos de gratitud y cariño deberían ser todos los días del año, preferiblemente. Pero la ocasión no deja por ello de ser propicia para aprovecharla en estrechar esos vínculos.

Resetea, aunque sea por unas horas, las sempiternas obligaciones de la vida adulta.

Aprovecha la ocasión de disfrutar de la fecha con ellos. Salid de la rutina. A fin de que podáiscelebrar, tus hijos y tú, esta fecha, aquí van una serie de

ideas que os pueden resultar de utilidad:

La historia de su propio nacimiento. Esto reforzará vínculos entre vosotros, los hará sentirse únicos, deseados desde un principio. Cuéntales no sólo lo que experimentaste durante tu embarazo, o cuando nació.



También cuando por fin pudiste cogerlo en brazos, amamantarlo, verlo crecer. Compleméntalo con un enfoque digital de la historia: muéstrale fotos, o videos, de cuando aún gateaba, de sus primeros dientes, de su primer día de colegio.



También creará vínculos con el menor el hecho de que te vea como a un igual, como a alguien que también tuvo su edad. ¿Por qué no, entonces, contarle tus anécdotas más pintorescas, o traviesas, de entonces? Y tus secretos mejor guardados de aquella época, lo que querías ser, dónde vivías entonces o qué colecciones hacías.Cambia los papeles por una vez. Esto puede resultar de tremenda utilidad, tanto por fomentar en el menor su creatividad y su capacidad de expresión en abstracto como por el aporte de información de primera mano que supone: qué imagen tiene de ti, qué es lo que más le gusta de ti (y lo que menos). También te permitirá detectar qué necesidades tiene tu hijo. Y viceversa, en mayor o menor medida, en función de qué imitación hagas tú de él o de ella. Otra actividad de las que une y fomenta el trabajo. Podrás hacer un seguimiento, a posteriori, de cómo crece…Sumado al hecho de que ya has tenido también un hijo, ya sólo te faltará escribir un libro.Ventajas todas: hacéis deporte, le podéis aportar un toque lúdico y tampoco faltará su toque didáctico, si decidís iros a pedalear en plena naturaleza, próxima como está la llegada de la primavera.Prepara un picnic sobre la marcha y la excursión os ocupará el resto del tiempo.A tus hijos les encantará. Además, podrás aprovechar la ocasión para explicarles algo de aerodinámica.Si hay alguno disponible en tu municipio, o en tu barrio, es una posibilidad a considerar para disfrutar juntos en familia.



Las ludotecas

son centros infantiles de tiempo libre que ponen a disposición de los niños una colección de juguetes

que pueden ser disfrutados tanto en el propio local como ser tomados en préstamo.



Pero en realidad van más allá: potencian en realidad la participación ciudadana y el asociacionismo infantil.



Este tipo de centros, en suma, tiene como función principal desarrollar programas de coeducación, que

posibilitarán asimismo la participación intergeneracional.

Os brindarán el acceso a una serie de actividades lúdicas de todo tipo que fomentarán la creatividad de todos los miembros del núcleo familiar, y os brindarán un espacio común en el que compartir experiencias y reforzar vínculos.Puede que la tuya sea una de las denominadas familias “monoparentales”. Este término, aunque menos popularizado que monoparental,

se utiliza para enfatizar el rol de la madre como jefa de familia.

Posiblemente el Día del Padre sea una de esas ocasiones en las que tus hijos, por comparación con muchos de sus amigos o compañeros de escuela, te pregunten acerca de tu decisión.



Es importante que, ante todo,

dialogues con naturalidad y expliques la opción que elegiste para construir vuestra familia.

La composición tradicional de madre y padre es tan válida como la tuya. Lo importante es que puedas –y sepas- compensar, la necesidad de referencias de tus hijos.

Terra Mujer / Tomás S.H.