Sexo esporádico y sin compromiso vs. sexo con amor

En un momento en el que el sexo es tan fácil de conseguir parece que ha perdido su valor real. Los sábados noche, las webs de contactos, los foros, los clubes liberales, amigos con derecho a roce o folla-amigos, jóvenes emparejados con ganas de tener aventuras infieles,...

Foto
 

Existe una  corriente muy marcada que apoya la idea de

desvincular el sexo de la pareja estable

y promover este tipo de relaciones en las que la falta de compromiso es una clave fundamental.


 


Frente a ella, existe otra corriente promovida por una Lady Gaga -icono de la música del s.XXI- o un Robert Pattison -protagonista de la serie Crepúsculo- que defienden la filosofía de

no tener sexo sino es con amor

. Hay quien duda de que solo sean estrategias de marketing o para hacerse un hueco en el mercado. Las

ideas que apoyan el sexo en pareja

frente al de los rollos esporádicos o sin compromiso están en la linea de la calidad potenciada por el conocimiento mutuo, la confianza, lo emocional, y la salud. Delante están los conceptos que apoyarían la

promiscuidad

que serían la variedad, la falta de compromiso como sinónimo de libertad, el romper con la rutina, la comunicación con otros,...



Analizando las respuestas dadas por la gente que defiende una u otra postura sale a la luz la actual mala fama que puede tener los

conceptos amor, compromiso, fidelidad, responsabilidad

. O el hecho de decir que no se tiene sexo, como si fuera obligatorio tener y, cuanto más, mejor. Tuve un paciente que tenía que tener múltiples relaciones sexuales dentro de suámbito profesional para que sus compañeros y compañeras no fueran a pensar que era gay.



Es decir, somos miembros de una

sociedad consumista, y hemos convertido el sexo en eso, en un producto de consumo

. Otros conceptos inconfesables, pero que están excesivamente presentes en nuestro entorno, son el querer sentirse acompañados -como antónimo de solos-, acariciados -como sinónimo de recibir afecto-, para hacer crecer el ego a través de algo que es un logro socialmente valorado.



No hay duda de que existe cierta presión social frente a la práctica del sexo. Por ello la

edad de inicio en las relaciones sexuales

es cada vez menor entre otras cuestiones. Existe esa sensación de

reconocimiento social

que tanto afecta a todos en general, pero a los adolescentes en especial.



Los datos de la

Encuesta Nacional de Salud Sexual

nos indican que

no solo se busca el placer en estas relaciones sexuales sino también el afecto

, la ternura, al comunicación y la compañía. Se dice que el sexo más satisfactorio es el de la fase de enamoramiento. Se ha visto que es el preferido. En las primeras fases del enamoramiento no existe una predilección concreta por el objeto deseado. En el hombre pesa la testosterona y en la mujer el ciclo menstrual. Si aparece "la persona"

se dispara el sistema dopaminérgico

que es el relacionado con la recompensa, por lo que tenderemos a querer repetir. El noradrenérgico, que es el que dispara la obsesión. Y el serotoninérgico, es decir, que estamos de buen humor. En resumen, que el

sexo enamorado

es una bomba hormonal, química.



Superada esta etapa vendría el

sexo con amor

. En él existe un conocimiento mutuo, un saberse dar placer, más tranquilo. Pero ahí es fácil caer en la

rutina

, que es una muy mala amiga del sexo comprometido. Si se cae en el aburrimiento, ¡cuidado! 


Para evitar la rutina en el sexo en una relación larga y duradera es importante estar en constante búsqueda de nuevas variables. Hay que recurrir a activar el sistema dopaminérgico que se despierta con la novedad.

En cuanto a quien tiene mayor afinidad por el

sexo esporádico

, en una encuesta realizada con 1.800 personas de ambos géneros, se vio que la satisfacción entre los hombres era del 80 por ciento, mientras que para las mujeres bajaba hasta el 54%. En ello intervienen conceptos como la peor reputación que tiene una mujer promiscua frente a un hombre promiscuo (aún hoy en día), cuestiones biológicas, o antropológicas.

Terra Mujer / Manuel Flo