Maternidad

publicidad
04 de diciembre de 2012 • 19:46 • actualizado el 29 de octubre de 2013 a las 01:15

Hiperémesis gravídica, una afección del embarazo

Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, está internada en un hospital de Londres a causa de hiperémesis gravídica, una forma extrema de náuseas y vómitos que suele ocurrir en el embarazo.
Foto: Getty Images
 

 

A diferencia de las náuseas matutinas que suelen experimentar muchas mujeres en las primeras semanas de embarazo, la hiperémesis puede conducir a trastornos graves como deshidratación y pérdida de peso.
 
El trastorno, que afecta a uno de cada 200 embarazos, puede ser para algunas mujeres "traumático".
 
Como dijo Ebru Macavoy, una londinense de 29 años, ella sufrió el mismo trastorno durante su embarazo en 2009.
 
"Fue traumático, debilitante, horrible. Tenía náuseas constantemente y vomitaba unas 30 veces al día".
 
"Me apena mucho que Kate esté pasando por esto, lo siento mucho porque es muy traumático", agrega.
 
A Ebru le diagnosticaron la misma enfermedad. En esa época estaba haciendo su práctica de abogada, iba a casarse en unos meses y era su primer embarazo.
 
Y todas las mañanas se levantaba exhausta, dice.
 
"Desde el momento en que abría los ojos tenía náuseas. Si me volteaba en la cama sentía ganas de vomitar. Cada vez que me movía me sentía mal".
 
"No podía conducir ni salir a caminar. Todas las tareas más simples eran absolutamente imposibles".
 
Ebru perdió mucho peso durante esa época, bajando cuatro tallas de ropa.
 
Ahora trabaja como voluntaria ayudando a otras mujeres que sufren el trastorno.
 
A ella, dice, le afectó una forma extrema de la enfermedad con vómitos persistentes durante todo el embarazo. Pero un tratamiento de medicamentos le ayudó a controlar los síntomas hasta que sólo vomitaba unas cinco veces al día.
 
Pero "tan pronto como di a luz, la enfermedad desapareció", dice.
 
Tratamiento especial
 
La hiperémesis gravídica necesita un tratamiento especializado y a menudo se requiere internar a la mujer en el hospital. Ebru explica que ella estuvo en el hospital unas 20 veces durante su embarazo.
 
Uno de los principales riesgos del trastorno es la deshidratación, ya que puede ser difícil mantener suficientes líquidos en el organismo.
 
Es poco probable que la enfermedad cause daños al bebé. Sin embargo, existe el riesgo de que si la madre experimenta una pérdida significativa de peso durante el embarazo, el bebé nazca con bajo peso.
 
El doctor Tim Draycott, especialista en obstetricia y portavoz del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos explica que "con tratamiento -fluido intravenoso y medicamento para controlar el vómito y las náuseas- el trastorno es bastante benigno aunque es horrible experimentarlo".
 
"El verdadero riesgo está en no tratarlo".
 
El doctor Draycott afirma que la enfermedad está vinculada a las hormonas en el embarazo y a menudo mejora a medida que los niveles de éstas se reducen a alrededor de las 13 semanas.
 
"No sabemos con claridad por qué algunas mujeres lo sufren y otras no. Pero es ligeramente más común cuando la madre está esperando gemelos", explica el médico.
 
En el caso de Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, como éste es su primer embarazo no tiene ningún impacto en la aparición de los síntomas. Sin embargo, se ha sugerido que la enfermedad es genética, lo cual significa que es probable que vuelva a sufrir hiperémesis gravídica en futuros embarazos.
 
Rosie Dodds, de la organización de asesoría de nacimientos y partos, National Childbirth Trust, explica que una forma de aliviar los síntomas es evitar ciertos olores, como humo de cigarro o alimentos grasos, que provocan náuseas.
 
"Hay evidencia limitada de que usar jengibre, vitamina B6 y acupresión (una técnica de medicina china que ejerce presión en ciertas partes del cuerpo) pueden ser efectivos en algunas mujeres. Aunque siempre es mejor preguntar primero al médico o partera".
 
"Y es poco probable que el remedio tradicional de comer alimentos secos, como pan tostado, haga algún daño", agrega Dodds.
BBCMundo.com Derechos reservados. Todos los derechos de los contenidos de este sitio (incluidos los de autor) son propiedad de la British Broadcasting Corporation (BBC,Corporación Británica de Radiodifusión).