4 eventos en vivo

Abstracta, colorista e internacional, así abrió Madrid Fashion Week

17 feb 2017
20h07
  • separator
  • comentarios

Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) abrió hoy con una revisión a los estampados de los sesenta de la mano de María Escoté, que presentó una colección más madura sin renunciar al color que, sin ningún recato, fue una auténtica explosión en las creaciones de Ágatha Ruiz de la Prada.

María Escoté, que ha vestido en las alfombras rojas a Katy Perry o Miley Cyrus, sorprendió con una colección más "adulta y madura", cuajada de estampados abstractos y geométricos y arropada con detalles masculinos.

"He utilizado el burdeos, el azul marino y el blanco, tonos que habitualmente no introduzco", explicó hoy a Efe, la diseñadora catalana.

Escoté, que tiene 30 puntos de venta en China, subió, por primera vez, a la pasarela trajes de chaqueta, una pieza que le "apetecía trabajar", contó la diseñadora que reconoció que "se trata de una colección con un punto masculino, quería borrar el género".

Agatha Ruiz de la Prada prefirió optar por prendas de fiesta con las que inyectar energía y felicidad a la primera jornada de desfiles en la pasarela MBFWM, en las que no faltaron las palomitas, la golosinas las tartas sobre vestidos pantalones.

Las prendas resultaron divertidas, todas ellas de gran volumen de tal manera que la diseñadora envuelve el cuerpo con piezas en forma de caramelo o "cupcakes", "ideadas para una mujer que quiere sentirse la reina de la fiesta", dijo la diseñadora con más franquicias en el extranjero del panorama español.

Sobre la pasarela, este universo festivo ha mostrado trajes en forma de rosquilla, enormes piruletas y caramelos, así como vestidos de lacasitos y o "macarons" que se reinventan para formar enormes faldas, vestidos y abrigos "oversize".

Esta colección, "no tiene fines comerciales", se mezclan los tejidos más nobles como el terciopelo de algodón, el shantung y muselina de seda con lycras con tules, lúrex o neopreno.

Lady Gaga es una gran admiradora de las creaciones de Maya Hansen y quizá escoja , en un futuro cercano, uno de los novedosos corsés en 3D.

Hansen subió a la pasarela una colección de vestidos versátiles, muy "ponibles" con siluetas entalladas y dinámicas, en los que el corte láser se impone.

"Son prendas con las que puedes ir a trabajar. Yo me pondría todas", confesó la diseñadora, que apuesta por la ausencia de color, solo ha trabajado con negro, beige, gris plomo y algún toque de rosa palo y dorado para colorear las prendas.

"En las prendas surge un diálogo entre las propias formas del cuerpo, los tejidos y los elementos lineales que generan movimiento", explicó la diseñadora que tiene en el corsé su prenda fetiche.

Juan Vidal presentó una colección envuelta en oro y con influencias art decó. "Una paleta brillante", comentó, en la que también goza de protagonismo el negro y el verde oliva.

"En la colección pretende ser una mezcla de culturas con referencias al modernismo, al art decó y con ciertos tintes folks", apunta el modisto.

Mangas de una sola pieza que se expanden, cortes al biés enroscados al cuerpo, batines que viajan hasta el kimono japonés y plumas de avestruz que ahondan en el movimiento a las prendas construyen un "look" sofisticado, pero del que emerge el "déshabillé que imprime el folk", explica Vidal.

Devota&Lomba dibuja una colección con una sastrería versátil con tejidos masculinos para vestir tanto al hombre como a la mujer con escrupulosa simetría.

Las prendas femeninas, de proporciones estudiadas y cuidadas con tejidos masculinos, como la pata de gallo o el príncipe de gales, mientras que la colección para el hombre propone una sastrería pulcra que le invita a lucir pierna con bermudas, abrigos tipo batín o chalecos extra largos.

En esta edición, Francis Montesinos ha cambiado el Mediterráneo por el verde de Asturias (norte de España) como inspiración. El diseñador dibujó abrigos sueltos, gabardinas, cazadoras, faldas y pantalones en versión "casual", una estética ideada para el campo que invita a lucir prendas superpuestas.

Un desfile que cerró una de las sobrinas del cantante Miguel Bose, hermana de la modelo Bimba Bosé, fallecida el pasado enero, en un claro homenaje a su recuerdo y su trabajo en la pasarela de Madrid.

Con un vestido de novia negro y un ramo de rosas rojas, Lucía Tristancho fue desgranando los pétalos de las flores, en uno de los momentos más emotivos del día, una jornada en la que estuvo muy presente el recuerdo de Bimba Bosé.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad